lunes, 13 de septiembre de 2010

domingo, 11 de julio de 2010

jueves, 26 de noviembre de 2009

Fernando Pessoa

Solté la máscara y me vi en el espejo...

era el niño de hace tantos años..

no había cambiado nada...

Esa es la ventaja de saber quitarse la máscara

Se es siempre niño

el pasado que queda,

el niño

Solté la máscara, y volví a ponermela.

Así es mejor.

Así soy la máscara

Y vuelvo a la normalidad como a una terminal de linea.....

martes, 24 de noviembre de 2009

viernes, 20 de noviembre de 2009

zeppelin' bs as














grafzeppelin sobre buenos aires 1934
Un Relato sobre el acontecimiento ACÁ
Artículos de revistas en los cuales mencionan el zeppe-trip ACÁ
(debería linkear las imagenes pero son muchas, después lo hago/hay un par que no son de buenos aires)

miércoles, 18 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

miércoles, 28 de octubre de 2009

miércoles, 21 de octubre de 2009

martes, 20 de octubre de 2009

Nickolas Murray







Fotos en Flickr: http://www.flickr.com/photos/george_eastman_house/sets/72157611386593623/

George Eastman House Gallery






http://www.eastmanhouse.org/inc/collections/photography.php

The photography collection includes more than 400,000 photographs and negatives dating from the invention of photography to the present day. The collection embraces numerous landmark processes, objects of great rarity, and monuments of art history that trace the evolution of the medium as a technology, as a means of scientific and historical documentation, and as one of the most potent and accessible means of personal expression of the modern era. More than 14,000 photographers are represented in the collection, including virtually all the major figures in the history of the medium.

La galería en FLICKR: http://www.flickr.com/photos/george_eastman_house/

domingo, 4 de octubre de 2009

lunes, 21 de septiembre de 2009

esta foto se la robé a una amiga, es su mamá

domingo, 20 de septiembre de 2009

una foto de hace un tiempo

miércoles, 16 de septiembre de 2009

La conquista del encofrado

Era un jueves a la tarde como cualquier otro, de invierno tirando a primavera. No hacía frío, no hacía calor. Caminaba con el paso ligero, ansiosa por ver con qué me iba a encontrar, la búsqueda de lo desconocido me atraía, tenía un rumbo pero no un destino final. Crucé la 9 julio para adentrarme en las entrañas asfaltadas del microcentro. Decidí tomar la calle Florida para tomar más velocidad, la expectativa iba creciendo. Siempre que camino por Florida me siento turista, esta vez más que nunca, me sentía observada, incómoda, como si los otros supieran que yo no sabía a dónde estaba yendo. Los otros pasaban con un andar pesado y constante, y los turistas, como yo, con un andar torpe y curioso. Cambio, casa de cambio, sacapelusas, una moneda, cambio. Las voces se sumaban al sonido arrastrado de los pasos cansados y al de los tacos punzando las baldosas, interrumpidos únicamente allí donde cruzaban los autos, donde el caminante se ve obligado a esperar.

Vi el cartel de la calle Mitre entre las marquesinas coloridas, estaba cerca. Seguí caminando, dejando atrás al torrente de peatones. La calle se encontraba casi desierta, me llamó la atención porque era un día de semana en horario laboral. Los edificios me veían pasar y yo los miraba esperando que me den alguna señal, que me guiñen un ojo, que me apunten en una dirección. Unos metros antes de llegar a Reconquista lo vi. Es inconfundible. En 5 años de carrera lo había visto sólo en fotografías (si, sin comentarios). Tenía que ser o quería que sea, había llegado a Reconquista al 100.

Se supone que la mejor manera de entender la Arquitectura es vivirla, caminarla, visitarla. Viéndolo en planos y fotografías me resultaba muy difícil comprender cómo era posible semejante obra. En vivo y en directo no se me disiparon estas dudas: no entiendo el banco de Londres. ¿Cómo salieron volando las partículas de pensamientos de la redonda cabeza con anteojos a medio poner de Clorindo y se depositaron en la esquina de Reconquista y Mitre? Los pesados chorros de hormigón que colgaban sobre mi cabeza me dejaron sin habla. Es como un atisbo del futuro en el pasado. Me imaginaba pequeñas navecitas como cápsulas entrando en los orificios del hormigón. El colosal esqueleto de hormigón dejaba pasar la calle, el aire y la luz dentro de la nave. Me producía vértigo y confusión, pero sobre todo admiración. El arte del encofrado elevado a su máxima potencia. No estaba realmente segura si ése era el edificio que debía visitar, pero no lograba apartarlo de mi vista, la cámara disparaba sola. El sol de la tarde intentaba acariciar la piel gris y áspera del hormigón, creando contrastes, quedando partes ocultas en la sombra y partes quemadas por la luz. Como una máscara negra, la carcasa dejaba entrever espontáneamente enmarcados detalles de los edificios circundantes.

La calle estaba tranquila, unas obras de “peatonalización” limitaban el tránsito. Se acercaba la hora de partir. Un chico estaba filmando el edificio con una cámara de Super 8 con inquietud y travesura, parecíamos ser las únicas personas capaces de ver el edificio. Me alejé desconcertada sintiendo el aire pesado, como si alguien me estuviese clavando la mirada en la nuca. Su cuerpo inmóvil seguía abrumándome. Sabía que ése era sólo el primero de muchos encuentros por venir, había descubierto la puerta a una ciudad irreal y fantástica, distinta a la de cada una de las personas que se pierden por ahí.


viernes, 11 de septiembre de 2009

a veces me robo fotos que encuentro por ahí en la internet. estas tres me contaron una historia:




viernes, 21 de agosto de 2009